“La pequeña Viena, Ruse”

Y ahora es cuando viene la pregunta de por qué esta comparación,pues bien, una de las principales razones y quizás más obvia es su posición. Ambas ciudades están situadas a las orillas del Danubio, ese largo y poderoso rio que cruza casi, casi toda Europa.

Ruse también fue sede de las misiones diplomáticas europeas mientras Bulgaria estaba bajo el poder otomano, convirtiendo se en la capital y con una enorme influencia europea.

Una vez liberado el país, los ciudadanos de Ruse comenzaron a viajar a Viena mientras enviaban a sus hijos a estudiar allí y no paraban de visitar las ciudades europeas centrales.

Durante esa época es cuando empezaron a llegar renombrados arquitectos que dejaron allí su huella. Es por eso que las más impresionantes casas, museos y emblemáticos edificios tienen ese toque, esa influencia, esa arquitectura tan particular que recuerda a Viena.

m2pFaN5

  • Y hacía allí que nos dirigimos nosotros. Yo soy de Svishtov, (la primera ciudad en ser liberada del poder Otomano) ciudad que también descansa sobre las orillas del Danubio, a unos 100 km de Ruse.

Mi chico decidió sorprenderme mientras pasaba unos días en mi ciudad natal y apareció con uno de sus amigos. Después de dar una vuelta por mi ciudad se nos ocurrió ir a pasar el día a Ruse. Llamamos a una amiga y llenamos el coche camino a la “Pequeña Viena”.

De camino a Ruse, muy cerquita, hay un monasterio en una roca… Si, si, suena raro, pero tal y como está la montaña está construido dentro de ella, de la propia roca, y además sigue en activo. Pero de él os hablaré en otro post, que este va dedicado a Ruse. 😛

Una vez allí se nota la grandeza de la ciudad, esos aires de antigua capital, de ciudad llena de historia, por cuyas calles han pasado diplomáticos, soldados, ortodoxos y árabes. Un montón de culturas han pisado sus calles pero parece ser que sólo una ha sobresalido. Quien ha visitado Viena o ha visto fotos de Austria y sus ciudades identificará en seguida la influencia que ha quedado en los edificios búlgaros.

El ambiente es navideño, las calles están decoradas y la gente sonríe más de lo habitual.  Paseamos por el centro, pasamos por el ayuntamiento, en este caso la influencia es más bien comunista, el edificio es masivo, grande, pesado, con sus paredes grises y pequeñitas ventas. Inspira respeto y te hace pensar en el pasado y como ha ido cambiando.

Las calles centrales son amplias y llenas de gente, en cada rincón hay algo que ver, casas de colores, casas abandonadas, esculturas, historia. Creo que esa es la palabra que mejor resume esta ciudad, historia.

Algunos de los edificios que más nos han gustado han sido el museo de historia y la biblioteca nacional.

Paseando por el parque llegamos casi al Danubio, y nos plantamos justo al lado de una escultura de un marinero. La estatua está levemente inclinada, igual que la orilla del Danubio. Desde allí vemos a la perfección un atardecer precioso. Un señor con una cámara nos acompaña y empieza a explicarnos que el fue marinero, que recorrió el mundo en barco en una época en la que los búlgaros poco sabían del exterior.

4oT3b3i

Nos contó también que cada tarde sube a este pequeño valle para ver el atardecer, que cada uno es distinto, pero igual de bello. Poco a poco el sol se iba escondiendo y las historias de piratas no cesaban. – “Mirar ahora como las nubes se juntan y de repente su color se va tiñendo de ese color dorado, que sólo se puede ver en el cielo. Qué bonito es cada uno de los atardeceres. ” Interrumpe el viejo marinero con gorro extraño mientras saca su cámara para hacerle fotos al sol.  – “Hay que saber enfocar, sacar los colores exactos, transmitir algo, y más con los atardeceres, si no, es la simple foto de un rio con un sol medio escondido.” Resultó que también es fotógrafo profesional y nos contó algunos trucos, es entonces cuando saqué mi cámara, enfoque e intenté transmitir lo que sentía en ese momento. Pero he aquí mi resultado, bien pobre en comparación al suyo.

3xLIfYP

Me gustó aquel ex-marinero, ahora fotógrafo, que por cierto, podéis encontrar en facebook bajo el nombre: Sevdalin.

El ha vivido toda su vida en Ruse, y dice que no lo cambia por nada del mundo. – “He visto ciudades y puertos, he visto todos los mares desde aquellos barcos, pero mi ciudad no la cambio.”  En ese momento pensé, en lo afortunado que es de tener estos atardecerse cada día, de poder disfrutarlos con  la pasión de un niño, de sentirse orgulloso del lugar que proviene, de amar lo que tiene.

El sol ya casi se había escondido y el hambre se apoderaba de nosotros. Preguntamos  a nuestro nuevo amigo dónde podíamos ir a comer, y resulta que nos llevó a uno de los mejores restaurantes. Quizás pensábamos que era el mejor por el hambre que teníamos, por las emociones y cuentos que nos había “transmitido” aquel hombre, o por qué para nosotros fue el final perfecto de aquel espontáneo día.

El restaurante está muy cerca del puerto, se llama “Chiflika” y es una taberna búlgara típica, pero en medidas XXL, caben más de 500 personas. Tan XXL que nos perdimos buscando el baño, y descubrimos una segunda planta muyyy chula. Por fuera el edificio es extraño, algo abandonado, pero por dentro es una pasada. Decoración típica y original.

La comida fabulosa, las porciones enormes y los precios más que aceptables. 4 personas, con primeros, segundos, postres y un buen vino nos costó al rededor de 10 euros por persona.

Terminado el vino y con los estómagos llenos salimos con una sonrisa, no queríamos que la noche termine. En la calle un violinista toca y llena las calles con magia. Todo el mundo está callado a su alrededor disfrutando de su arte. Las luces navideñas brillan y la música nos invade. El elemento perfecto para complementar ese momento.

Decidimos ir a tomar algo antes de volver, encontramos un bar llamado “Plan B”, muy chulo, que también recomiendo. Lleno de vida, de gente y moderno. Tan moderno que volvimos de golpe al presente. Nos tomamos la última copa de vino y nos volvimos con grandes sonrisas a Svishtov.

yPxQyWv

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s